Pero nuestros ojos se encontraron y el silencio se hizo más profundo…y todo cambió. Descargas de electricidad que había sentido aquella tarde comenzaron a cargar el ambiente mientras Edward contemplaba mis ojos de forma implacable.